Friday, December 28, 2007

Crónica de New York

Siempre se ha dicho que la vida es una batalla, pero en esta ciudad se llevan la palma.

Parece que uno se levanta dando codazos.

Los asuntos aparentemente más sencillos se complican hasta la exasperación, pero aquí nadie se lo toma como algo personal.

Son las reglas del juego.

Cualquier transacción se convierte, por arte no de magia, sino de esta ciudad, en una demostración de poder donde las figuras del vencedor y el vencido quedan expuestas claramente.

La filosofía guerrera de esta ciudad se traslada también a las máquinas. La complicación alcanza entonces unos niveles de sofisticación insospechados.

El flamante nuevo edificio del New York Times es un buen ejemplo de ello.

Se encuentra situado en la Octava Avenida, entre las calles 40 y 41, muy cerca de la estación de autobuses.

A esta zona le llaman ahora el "Nuevo Times Square", eufemismo que refiere a la operación de limpieza llevada a cabo en este barrio, tradicionalmente dedicado al mercado del sexo en particular y al vicio en general.

CLICK or CLACK and WATCH the TVMuchos de esos locales tenían, alguno todavía existe, nombres españoles:


donde se reunía gente de la más diversa procedencia.


Los ascensores del Times se encuentran situados en un pasillo anterior a la mesa de seguridad.


Como ésta es la parada obligatoria, nadie se fija en tan importante detalle y el inocente visitante acaba, una vez libre de culpas y tras serle permitido el paso, más perdido que cuando entró.

Un único mando, situado en el pasillo de acceso, controla los seis ascensores.

Cuando presionas el número de planta se ilumina la letra del elevador que debes utilizar.


El vestíbulo ha sido decorado con pantallas de televisión acopladas a la pared que proyectan múltiples imágenes del enorme archivo que atesoran.

Se pueden perder unos minutos disfrutando de las fotografías digitales. Bob Kennedy, Jack Ruby, Maria Callas, George Bush, la catástrofe de Nueva Orleáns, la guerra de Irak… infinito el desfile de imágenes.

Superada la prueba del ascensor con algún contratiempo, el visitante accede a la amplia y luminosa cafetería, decorada con mesas redondas y sillas de Charles Eames.

Mientras disimula disfrutar de las excelentes vistas a Times Square que ofrecen las enormes cristaleras de la planta catorce, observa el comportamiento de los habituales para afrontar el reto del autoservicio con la mayor dignidad posible.

En primer lugar se debe coger un trozo de cartón y armarlo como caja. Eliges a continuación el tamaño adecuado de los contenedores transparentes donde depositas los alimentos. Las múltiples posibilidades gastronómicas han sido dispuestas en distintos lugares: centro de ensaladas, comida exótica. internacional, de dieta, caliente, fría, quesos, dulces y frutas.

Pagar tampoco es fácil.

No se permite abonar con dinero. Los empleados cargan en su tarjeta de crédito, especialmente expedida para este menester, los gastos ocasionados.

Otra señal inequívoca de la vida moderna en los países desarrollados.

El sufrido ciudadano carga con excesivas tarjetas de crédito, identificación o descuento.
Sin apenas darse cuenta, posee hasta diez tarjetas plastificadas que sirven para controlar sus movimientos cotidianos.

La tarjeta de transportes, la de la biblioteca, el gimnasio, las tarjetas de las grandes cadenas de droguerías, supermercados o confección que ahorran dinero con su uso… el caso es complicar nuestras vidas insignificantes.

En Times Square hay muchos policías. De sus enormes cintos cuelgan la porra, la pistola, el walkie talkie y otro tipo de irreconocibles instrumentos que no auguran nada bueno.

Estos días ha sido noticia el suicidio de Carol Ann Gotbaum, de 45 años.

La detuvieron en el aeropuerto de Phoenix porque se puso histérica al darse cuenta de que había perdido la conexión del vuelo a Nueva York.

Con problemas de alcoholismo y depresión, fue reducida por la policía y encerrada en la celda de seguridad del aeropuerto, donde se ahorcó con la colaboración de su pañuelo.

Un buen día para pasear por Nueva York. Los Yankees han ganado y la gente anda de buen humor. Un enorme cartel luminoso despide a la ciudad. Dice:

INVEST IN FACTS, NOT IN FEELINGS


V.F.C. - New York

Labels:

2 Comments:

Blogger WODEHOUSE said...

A qué niveles podemos llegar a estar para que nos pase lo que a la pobre caroline Anne. Descanse en Paz. Y feliz Año. un beso!

11:47 AM  
Anonymous Anonymous said...

Hermoso y siniestro este artículo. Hermoso por su serenidad, por su sinceridad, siniestro porque detrás del "new normal" norteamericano, vemos el miedo y el vacío. El letrero final, "invest in facts, not in feelings" expresa bien el alma norteamericana; así les va.

6:02 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home