Thursday, August 10, 2006

Monumento en Atocha II

La gran mayoría de las familias de las 191 víctimas mortales de los atentados del 11 de marzo de 2004 quieren ver grabados los nombres de los fallecidos y no los mensajes escritos por los madrileños en los muros de la estación de Atocha en fechas posteriores a los atentados.

De no resolverse pronto la cuestión de la inserción de inscripciones, el propósito oficial de contar con el monumento inaugurado el 11 de marzo de 2007 amenaza con verse pospuesto debido a la laboriosa factura que exigirá.


La compañía alemana Shoot fabrica las piezas de vidrio óptico que van a comenzar a ser montadas en fechas próximas y que compondrán el cuerpo del hito monumental, mientras la empresa, también germana, SBP, realiza los cálculos de ingeniería, mientras la española Fhecor calcula, a su vez, el apoyo del monumento.

Las letras de las inscripciones que se decidan serán de color blanco-plateado e irán serigrafiadas sobre una membrana a base de un compuesto químico orgánico denominado Etfe, es decir, etil-tetrafluoro-etileno.
Estas inscripciones forrarán materialmente el interior del monumento, iluminado según la evolución de la luz solar, y serán todas de tamaño igual y uniforme, para procurar al visitante una visión ascensional desde una sala a cuatro metros bajo la cota del suelo de la plaza, de unos 400 metros cuadrados de superficie, situada en el vértice septentrional de la estación.


El gran reto de este monumento es que va a ser el único del mundo hecho a base de piezas apiladas de vidrio óptico transparente. Cada una de ellas, de 20 por 30 por 7 centímetros, cuenta con un reborde superior circular convexo y otro inferior cóncavo que permiten su articulación por encastramiento a lo largo de un ángulo de casi 180 grados.
Con este diseño de las piezas que formarán el armazón monumental se consigue la amplitud de movimientos requerida para trazar el versátil perfil del monolito, cuya línea tendrá apariencia visual rugosa.


El desafío es también estructural, ya que del vidrio óptico se conoce su comportamiento frente a la complexión, pero se desconoce cómo reaccionará ante la flexión y la tracción, las otras dimensiones en las que se despliegan los empujes y resistencias de los materiales de construcción.
Este tipo de vidrio se empleaba en astrofísica y en la fabricación de probetas para laboratorios de precisión, pero raramente antes como material de edificación. El futuro monumento, de ensoñante luminosidad, pesa 150 toneladas, con 11 metros de altura por ocho de anchura.


Evolución monumental
I - III - IV - V - VI

Labels:

1 Comments:

Blogger Malicia Cool said...

¡Muy bien, también! Alicia XXX

9:53 AM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home