Thursday, January 24, 2008

Crisis

En los últimos diez años la economía norteamericana ha vivido momentos de máxima tensión:

Crashes de las economías asiáticas, estallido colapsador de las ".com", escandalosa bancarrota de Enron, desplome del World Trade Center, cara actividad militar en Afganistán e Irak, temor a una pandemia de gripe aviar, petróleo a precios de espectáculo...

Sin embargo, y a pesar de tales turbulencias, se ha mantenido a flote.

¿Cómo ha sido ello posible?

Mían Sesiom, un observador global, contesta:

"La principal razón fue que los consumidores estadounidenses siguieron gastando como si nada hubiese pasado".

Y añade:

"Su compulsión a gastar es lo que hasta ahora había servido para mantener la economía a flote".

Pero hay nubarrones que presagian una posible recesión en los Estados Unidos.

Los parámetros utilizados para anticipar un escenario económico indican próxima zozobra, y ya se vislumbran las primeras señales: hay relajamiento en el consumo.

La crisis hipotecaria, el parón en el mercado de la vivienda y el alza de los precios de la energía están frenando los índices de consumo en los hogares -los consumidores estadounidenses se muestran bastante resistentes al alza de precios y ya no están gastando tanto- y en los últimos meses las ventas han bajado, mermando la confianza de los empresarios, sus inversiones y los resultados corporativos.

Algunos inversores están enfadados y esperan que la autoridad monetaria sea sensible y actúe en consecuencia.

El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, sensible a la propuesta de instrumentar un plan de estímulo con recursos públicos, ha expuesto las líneas maestras de un plan de choque:

Insuflar a los hogares de su país varios cientos de miles de millones de dólare$ para reactivar el consumo y ayudar a familias apuradas:


"Los estadounidenses podrán utilizar el dinero donde lo crean necesario"


"Para pagar sus facturas, compensar el alza de la gasolina o pagar otras necesidades básicas"

Gran parte de esa cantidad se entregará mediante cheques-crisis (de 800 $ por contribuyente o de 1.600 por unidad familiar) como devolución de impuestos.

Algunos analistas opinan que los efectos del choque serán modestos: "Ante la incertidumbre reinante, esos impuestos devueltos serán dedicados al ahorro al antes que al consumo".

"El consumo privado y la inversión de las empresas son críticos para el crecimiento", mantiene el Comandante.

"En este momento la prioridad está del lado de salvar el crecimiento", sostiene.

El plan previsto, previo patrocinio presidencial, prevé proporcionar progresivas prebendas patrimoniales para las empresas que realicen inversiones en pro del progreso.

"Esta acción trata de entender las preocupaciones del pueblo americano", comentó una ciudadana de nombre Nancy.

Existe cierto consenso sobre la necesidad de un estímulo fiscal. Un fuerte estímulo del orden. Una "inyección en el brazo", como propuso el Comandante.

El presupuesto y la política monetaria serán puestos al servicio de la recuperación económica mediante adicionales reducciones de interés y las inyecciones excepcionales de liquidez que sean precisas.

Nada está pensado en grandes proyectos de gasto masivo a largo plazo, sino en medidas temporales que surtan un efecto inmediato.

Varios aspirantes a suceder al Comandante presto han presentado proyectos para incentivar el consumo.

Zona Euro

"Aunque históricamente ha habido alguna correlación entre los ciclos económicos estadounidense y europeo, parece que podría haber al menos un desacoplamiento parcial, pero ello dependerá del tipo de políticas que se establezcan".
(International Herald Tribune)

Mercados emergentes

Los boyantes mercados emergentes asiáticos, China, India, Indonesia, Thailandia, Malaisia, Vietnam, y otros países de rápido crecimiento, constituyen ya la mitad de la economía mundial.

Y tienen cientos de millones de consumidores que no existían como tales hace diez años.

Y aunque son mucho más pobres que los consumidores occidentales, son muchos.
Muchísimos más.

Y la clase consumidora china es ya tan numerosa como toda la población de EE UU.

Y compran muchos productos estadounidenses.

¿Podría el dinamismo económico de otros países servir de remolcador a la economía estadounidense?

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home